Sobre Sub-urbia

Sub-urbia es un dispositivo político de intervención y producción de conocimiento situado en medio de los conflictos vivos del momento. Es decir, un conjunto de herramientas críticas y prácticas experimentales para subvertir el presente.

En un momento especialmente crítico del auge del autoritarismo económico y social, pero también cultural, precisamos intervenir en los flujos de producción del saber y los análisis sobre la realidad, aportando lecturas propias. Por eso, esta apuesta es la de un conocimiento situado, desde abajo y para las de abajo.

Con este objetivo, ponemos a funcionar las siguientes herramientas de intervención:

Librería asociativa

La librería asociativa es un instrumento que no entiende los libros como mercancías, sino como mecanismos dentro de los flujos de producción de conocimiento. Mecanismos que nos interesan por lo que hacen funcionar, por lo que desencadenan, por lo que prefiguran. En definitiva, entendemos que el libro es una herramienta de transformación.

Es «asociativa» porque tiene amigas y socias que la sostienen, porque existe un compromiso colectivo en su mantenimiento. Además, pretende ser un proyecto de economía social y política, que no busca el lucro personal, sino el desarrollo de una economía que no esté supeditada a criterios mercantilistas.

La librería es, todavía, un proyecto embrionario. Se encuentra en fase preliminar, pero esperamos contar pronto con toda la infraestructura necesaria para su puesta en marcha.

Programa de Estudios Críticos 

El Programa de Estudios Críticos (PEC) es una herramienta de estudio y aprendizaje común para movilizar el pensamiento y la imaginación política que se activa en los conflictos vivos.

El estudio crítico aquí no es ejercer una crítica descarnada del estado de las cosas mediante el estudio, sino más bien lo contrario, ejercer un estudio que parte de una situación crítica encarnada desde la que interactuar con el estado de las cosas.

Con este fin, proponemos itinerarios de estudio específicos que tengan en cuenta el valor del conocimiento producido en las situaciones críticas, los márgenes de las instituciones y fuera (alrededor) de las academias/universidades/escuelas.

Investigación situada

La investigación situada es una herramienta central del proyecto. Prentende, a futuro, desplegarse sobre ámbitos específicos (derecho a la ciudad, economía social, bienes comunes, feminismos, tecnopolítica, teoría crítica, procesos de acumulación, migraciones, historia social, arte y movimientos) con el fin de generar no sólo explicaciones alternativas y análisis críticos de la realidad y las relaciones asimétricas de poder, sino también de aportar recursos útiles y situados para los movimientos sociales. El trabajo de investigación busca integrarse, como elemento estratégico, en el tejido social crítico, acompañándolo y dándole apoyo.

Antecedentes
Sub-urbia nace en medio de diferentes espacios y colectivos de Málaga con una larga experiencia en la producción de prácticas políticas y culturales experimentales, siempre ligadas a los conflictos vivos de la ciudad. Centros culturales y sociales de gestión ciudadana, formas cooperativas de autoformación, librerías asociativas, medios de comunicación independientes y espacios de co-investigación extra-académica. La atmósfera donde se han producido nuestras energías actuales es, sin duda, La Invisible. Entre sus muros hemos aprendido de la ULEX (Universidad Libre Experimental), de La Libre (librería asociativa) y de los cientos de grupúsculos y ensamblajes que se han ido produciendo y reinventando sin parar. También de La Medusa y de la Casa Azul, así como de muchos otros espacios y prácticas que sería imposible enumerar porque algunas no han llegado ni a tener nombre.

La ciudad de Málaga ha sido en los últimos veinte años el laboratorio neolibreal de un modelo de ciudad cultural basado en la utilización del arte y la cultura como meros instrumentos al servicio de las industrias turísticas. Donde el arte mismo molesta y solo tiene espacio como marca superficial para anunciar más atracción turística. La ciudad se ha convertido en un parque de atracciones con una tendencia autoritaria a cualquier opinión diferente. La situación es crítica, especialmente para las contra-narrativas experimentales que escapan de los canales formales e institucionales al servicio de los mandatos económicos.

Por eso buscamos nuevos modos de ensamblaje entre la producción de conocimiento y el nuevo activismo político. Con la intención de pensar e inventar nuevos dispositivos, herramientas que puedan operar entre las nuevas prácticas culturales, los movimientos sociales y nuevas formas de cooperación en la ciudad.

La función del conocimiento y las prácticas copyleft
El conocimiento no es neutro, está siempre inserto en determinadas relaciones de poder. La cuestión es si queremos seguir pensando con saberes que precarizan, aíslan y mantienen un presente cruel o si queremos inventar juntas nuevos saberes-herramienta para construir otras formas de relación. Intervenir en los flujos de producción de conocimiento desde las fuerzas vivas y en conflicto es fundamental para poder imaginar y experimentar otras formas de habitar este mundo.

Hacemos nuestros los principios de los movimientos por la cultura libre y las prácticas copyleft, que abogan por la libre difusión del conocimiento y las expresiones artísticas de la sociedad. Y que entienden, además, que estos saberes son resultado de la colaboración social, por lo que bloquearlos a través de las leyes de propiedad intelectual es perjudicial para el desarrollo de la sociedad y de cada uno de sus miembro.

Todos los contenidos, tanto originales como traducciones, siempre que no contravengan los derechos explícitos de restricción a alguna licencia de autores y autoras con las que colaboremos, pueden ser copiados y reproducidos por cualquier medio para cualquier tipo de uso y distribución no comercial ni institucional, sea pública o privada.

Redes
Sub-urbia participa en la Fundación de los Comunes, una iniciativa compartida con La Invisible (Málaga), Traficantes de Sueños (Madrid), el Ateneu Candela (Terrassa), Katakrak (Iruña), La Hidra (Barcelona), Synusia (Terrassa). Desde ella compartimos la produción de análisis, de investigación y de itinerarios de aprendizaje común.